vitalitat.net logo  
 

LO QUE PUEDE LOGRAR EN SU VIDA CON

EL ARTE DE AGRADECER


U
n 31 de diciembre, Janice Kaplan, productora de televisión, periodista y escritora, se hace una promesa: vivir en gratitud durante un año y esperar el lado bueno de todo, pase lo que pase.  
Con este simple ejercicio descubre que su estado de ánimo ni depende tanto de lo que sucede, sino de su actitud y perspectiva al respecto. Así, mediante entrevistas a diferentes personalidades, estudios y voces expertas, escribe ‘El diario de la gratitud’, con “ideas simples y efectivas que pueden incorporarse incluso en las vidas más ocupadas”.  
Un artículo publicado en el Journal of Social and Clinical Psychology, que analizó toda la literatura que se ha escrito respecto al tema de la gratitud, concluyó que este sentimiento podría ser el elemento más estrechamente relacionado con la salud mental y la felicidad frente a cualquiera de los otros rasgos de la personalidad estudiados.  
Las investigaciones demuestran que las personas que anotan cada noche, o incluso varias veces a la semana, tres cosas por las que se sienten agradecidas, mejoran su bienestar y reducen sus probabilidades de sufrir depresión.  
La gratitud podría ser un antídoto contra muchas respuestas negativas del cuerpo, evita que el sistema inmune se active innecesariamente. Sin embargo, liberar hormonas de la gratitud una vez no sirve de gran cosa, es preciso que se convierta en un estado permanente.  
“Celebramos el año nuevo con muchas esperanzas y expectativas exageradas, lo cual podría ser el motivo por el que muchos de nosotros nos sentimos tan incómodos. Pero descubrí algo: la vida no mejora solo por cambiar de calendario”, escribe Kaplan al inicio del libro donde deja lo siguiente para consideración de cada quien.  

Cambiar la perspectiva
Lo importante no son las circunstancias, sino mi reacción ante estas. Puedo quedarme esperando de forma pasiva a que ocurran cosas maravillosas, y, de todos modos, algo irá mal. O puedo aceptar las cosas tal y como van llegando e intentar apreciarlas un poco más. “Las personas agradecidas redefinen lo que les sucede, no se centran en aquello que no tienen, sino que se aseguran de ver lo bueno en lo que tienen”, asegura Robert Emmons, psicólogo de la Universidad de California.  

Estar atentos
Hace poco pasé un día con la actriz Michelle Pfeiffer, conocida por su espectacular belleza aún a sus cincuenta y tantos. Miramos una fotografía suya en la película ‘Scarface’, protagonizada junto con Al Pacino cuando tenía veinticinco años.  
—¿Por entonces tenía los pechos muy finos verdad?— comentó ella con una sonrisa irónica. No obstante, no había en ella envidia de su yo de juventud. Recordó que se sintió aterrorizada e insegura durante todo el rodaje, y que se alegraba de ser una mujer mucho más segura. Cada etapa de la vida aporta diferentes motivos para sentir gratitud. El regalo consiste en captar lo que se tiene cuando se tiene.       

Restar importancia a lo negativo
Numerosos investigadores han contribuido a la teoría de que lo negativo es más potente que lo positivo. Las redes sociales dejan latente el poder de un solo comentario negativo. Según las estadísticas hacen falta cuatro comentarios positivos para contrarrestar uno negativo. Sin embargo, la proporción real depende de cada individuo y de la solidez que les dé a los comentarios.  

Dar ejemplo
Los padres felices y optimistas parecen trasmitir esos rasgos a sus hijos, que adoptan rasgos similares cuando se convierten, a su vez, en padres. Tanto si se aprende, o se hereda, la gratitud es un rasgo familiar. Valorar a los hijos tal como son debería ser algo natural, sin embargo, es sorprendente la cantidad de padres que no lo hacen bien. Los hijos, tengan la edad que tengan, desean la aprobación de sus padres, y hacerles saber que cuentan con ella es un gran regalo.  

Entender las conexiones
El presidente de la Universidad  Yale, Peter Salovey, señaló en una ceremonia de graduación que “la necesidad de expresar gratitud nos recuerda que no tenemos todo el control, que estamos en deuda o dependemos de alguien, que nuestro destino no está completamente en nuestras manos  y que, en definitiva en ocasiones somos vulnerables. La verdadera felicidad podría no ser posible sin la capacidad de rechazar el mito de la total independencia. La buena vida podría estar fuera de nuestro alcance a menos que seamos capaces de aceptar de buen grado la ayuda de los demás y expresar nuestra gratitud por eso, sirve”.

Ser recíprocos
Los biólogos evolucionistas han estudiado la reciprocidad, que es lo que ocurre cuando tú haces algo bueno por mí y yo hago lo mismo por ti. Así nos convertimos en especies cooperadoras. La reciprocidad es la forma más sencilla de gratitud. Un niño agradecido hace algo por otro niño, que, a su vez, hace algo por el otro... y finalmente (al menos en teoría) el buen acto vuelve al primero. Al parecer, la llamada “conducta prosocial” es contagiosa.  

Tome la decisión
No se puede parar el tiempo. Los momentos pasan rápido al igual que los años. Lo que más lamentan muchas personas al volver atrás es pensar en todo el tiempo que perdieron siendo infelices o estando enfadados.  

En la relación:  Se honra el presente
Muchos matrimonios duran mucho tiempo a pesar de tratarse de una relación tóxica. El investigador Bob Emmons explicó que algunas personas evitan agradecer a su pareja porque no quieren sentirse en deuda. En un matrimonio no funcionan las actitudes calculadoras en lo que respecta a las emociones.  
“No puedo hacer nada al respecto sobre las vidas que no elegí y que jamás tendré. Pero sí puedo tomar decisiones que den peso, significado y satisfacción a la vida que tengo”, aconseja Janice Kaplan sobre la actitud que se debe tomar en una relación, y dejar de comparar el presente con lo que jamás será.  
Sentir gratitud en medio de una situación de presión puede ayudar a tranquilizarse, a adoptar algo de perspectiva. Para muchos la actitud positiva es algo natural, pero otros requieren de esfuerzo, pero no es un imposible.  

Claves: cuidado con la actitud
Las personas que se quejan por el clima saben que no sirve de nada; simplemente se consuelan desahogándose en voz alta. Ese enfoque cuenta con muchos seguidores, pero lo que se dice afecta en cómo se siente. Si se anuncia con mucha frecuencia que las cosas no van bien, empezará a creerse.
En Turquía existe un muro que en el siglo III dijo el filósofo Diógenes: “Aquel que no está satisfecho con poco, no está satisfecho con nada”. Sin embargo, la gratitud podría ser la salsa secreta de la felicidad solo si deja espacio para la ambición y la determinación. La gratitud no está reñida con la solución de problemas. Por lo tanto, si algo no está bien, debe ser cambiado, transformado para bien.
“Seamos agradecidos con las personas que nos hacen felices, ellas son las encantadoras jardineras que hacen florecer nuestras almas”, Marcel Proust.

FUENTE http://www.elpais.com.co/elpais/salud/noticias/agradecer-cada-dia-bueno-y-malo-puede-mejorar-su-salud-tome-nota 

 
 
  página anterior página inicio  
www.vitalitat.net vitalitat.net@hotmail.com 25-mar-16